Composición del alumnado de Derecho U. de Santiago refleja sentido de inclusión

El 50% de los 61 estudiantes que ingresaron vía PSU -esto es sin contar ingresos especiales- tienen el beneficio de la gratuidad.

Parte de los objetivos que se tuvieron en mente al crear la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago fue generar una nueva opción estatal y pública en el ámbito de las Ciencias jurídicas, que fuese de calidad, con un programa de estudios innovador y, además, con un alto sentido de inclusión en su composición.

El éxito alcanzado en su primer proceso de admisión, con 22,6 postulantes por cupo y un corte de 688,6 puntos, entregaron los primeros indicios de la calidad de los convocados, lo que se ve refrendado con el correr de los meses. "Los alumnos de esta primera generación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago son muy buenos. Son comprometidos, responsables y esforzados”, comenta Emilia Jocelyn-Holt, académica de una de las tutorías complementarias a las asignaturas que se ofrecen a los jóvenes. 

Los datos de composición del alumnado indican además que el 64% de los matriculados son mujeres y, en términos de tipo de establecimiento de proveniencia, un 7,82% de los estudiantes se formó en colegios particulares pagados, un 21,87% lo hizo en colegios municipalizados y un 70,31% en colegios subvencionados.

En tanto, de los ingresados vía PSU – se excluyen los ingresos especiales vía cupo PACE, indígena, deportivo, transferencia de otra carrera y Programa de Bachillerato- un 50% tiene el beneficio de la gratuidad, mientras que el 15% posee la Beca Bicentenario.

De esta forma, “atender al país en toda su pluralidad” y “competir en las grandes ligas”, parte de las ideas que el decano Roberto Nahum expresó al iniciarse el funcionamiento de la Facultad, se están viendo reflejadas en los hechos.  

 

Fotografía: Gentileza Dirección de Comunicaciones, Universidad de Santiago.